Sobre mí

En primer lugar quiero agradecerte el dedicarme parte de tu tiempo para interesarte por mi trabajo.

Mi nombre es Manuel Riaño, nací en Oviedo, ciudad que siempre llevo en mi corazón. Aunque me considero Asturiano, los dos primeros años de mi vida viví en Sevilla y mi juventud la he vivido en Málaga. Pero llegó la mejor etapa de mi vida, estudié en Granada, ciudad en la que actualmente resido, donde conocí a mi maravillosa mujer y donde he visto nacer a mis dos hijos, a los que adoro y son el centro de mi vida.

He sido un apasionado y aficionado a la fotografía desde que era niño. Conocí la era analógica pero realmente me he dedicado de lleno en la era digital.

No me gusta presentarme a concursos de fotografía de bodas porque considero que son totalmente arbitrarios y todo depende del gusto de la persona que te puntúe. Yo quiero que seas tú la persona que valores mi trabajo y decidas tú si te gusta y si es esto lo que buscas. Cada persona tiene un criterio y hay que respetar la opinión de todo el mundo.

Me inicié en el mundo de la fotografía realizando trabajos en eventos de familiares y conocidos y fue en ese momento cuando me di cuenta de que adoro este trabajo y decidí dar el paso a la profesionalidad.

Cada trabajo es un reto para mí, quiero que tu momento sea único e inolvidable. Que cuando veas mis fotografías recuerdes la historia de ese día tal y como la viviste. Mi objetivo es captar los momentos, no realizar posados forzados, el posado más complicado es el posado natural. Trabajo mejor con luz natural, salvo momentos puntuales, porque quiero que cuando veas una fotografía mía, recuerdes el día de tu boda exactamente igual que lo viviste. Esto no quiere decir que no use flash o led, las luces artificiales son otra herramienta más del fotógrafo, que bien usada, apenas se nota en el resultado final.  Puedes considerar mi trabajo como fotoperiodismo, ya que intento no modificar la realidad.

Quiero hacer de tu día algo especial y contar en mi reportaje cada momento que vivas como una magnífica historia, sin falsear momentos. Mi estilo es éste, adoro la naturalidad y  quiero que en cada foto quede capturada la magia de ese instante.

Para lograr que la pareja se encuentre cómoda mientras les fotografío, me gusta hacer una preboda, conocernos, perder el miedo y retrataros siendo vosotros mismos.

Yo entiendo la fotografía como la vida misma, quiero que la pareja o persona retratada vea algo real. Captar el encanto o la diversión del momento, sin que eso impida hacer un trabajo artístico. Para conseguir fotos especiales os debe gustar mi trabajo, dejaros llevar, no hay nada más bello que trabajar con total naturalidad, sin buscar algo concreto. Los buenos momentos llegan solos y ahí estaré yo para que podáis volver a vivirlos a través de mi trabajo. Ver algo maravilloso donde quizás no apreciáis que pueda haberlo. Un gesto, una mirada, un guiño, una lágrima ¿por qué no?….

Quiero ser un fotógrafo diferente y especial para ti. Y no olvides que mi trabajo requiere una gran responsabilidad ya que hay instantes que tan sólo se viven una vez en la vida.